Simón Bross: Un Cazador al interior de las ideas

Simón Bross, director, socio y fundador de García Bross.

<p>Simón Bross, director, socio y fundador de García Bross.</p>

Nunca quiso aprender a conducir un auto, pero es uno de los directores más requeridos para las películas de Volkswagen. Hace años que no participa en festivales pero es uno de los profesionales más reconocidos de la industria audiovisual de Latinoamérica. Tiene 30 años de carrera, pero se siente un niño con juguetes cuando tiene que lidiar con las nuevas tecnologías. Simón Bross se autodefine como un cazador de ideas, “un cazador al interior de mis propias ideas, pero también un cazador de las ideas de otros”.

De definición en definición, Simón Bross va construyendo el relato de una vida y carrera llena de reconocimiento, pero también de dolores y desafíos. El momento actual lo tiene muy ocupado con nuevos proyectos en su productora Garcia Bross, que luego saldrán a la luz. Optimista e imparable, habló con LatinSpots sobre México, su trayectoria y la industria publicitaria. 


-¿Cómo está México en un año lleno de hitos como las elecciones presidenciales y el Mundial, dónde se clasificó a octavos?
-Pensábamos que como todo se iba a ir a la publicidad política quizás bajaría un poco el nivel de trabajo, y la verdad es que no. Mucha gente se mete a hacer publicidad política pero este año ha sido un muy buen año para la publicidad en general. Desde enero estamos trabajando muy fuerte, no solo en campañas nacionales, sino también en campañas internacionales. Estamos filmando mucho para el mercado hispano y dando muchos servicios de producción. Acabamos de dar un servicio a ingleses, españoles y estadounidenses.


-Los estadounidenses siguen siendo buenos clientes entonces…
-En Estados Unidos filmar es muy complicado por la cuestión sindical, especialmente con los actores. Por eso, filmar en México les conviene mucho también. Hay muchas locaciones y lugares distintos. Además hay algo que no pasaba antes que es que ahora por un proceso de mimetización de México con Estados Unidos, hay zonas, no solo en la Ciudad de México, sino en el interior, como Guadalajara, Puebla o Monterrey que se parecen mucho a zonas de Estados Unidos, entonces puede funcionar muy bien un comercial estadounidense en México.


-Las dos últimas películas para el cine que produjo, La Libertad del Diablo y La Cuarta Compañía, hablan muy fuertemente de la violencia, la corrupción, y la desigualtad de oportunidades. ¿Cree que son temas clave hoy?
-La Libertad del Diablo para mi es una película fundamental del cine mexicano. Siempre critico las películas en las que intervengo, pero en este caso creo que es una película fundamental, y que habla exactamente de la situación que estamos viviendo los mexicanos. Dentro de la capa, siempre dentro de la capa, dentro del envoltorio publicitario en el cual hay familias lindas, con personas felices que comen productos deliciosos o se ponen shampoos que huelen ricos. La Libertad del Diablo es la realidad que tiene que ver con la violencia, y no solo la violencia del perpetrador, sino también lo que le queda a la víctima de violencia, y como se forma una cadena muy difícil de cortar dentro del mismo tema. La Cuarta Compañía toca temas que hablan sobre la corrupción en las cárceles, la corrupción en general en el país. Lo que me pregunto todo el tiempo es que hay gente que piensa que el país solo puede funcionar a través de la corrupción. Hay gente que dice que “si no tranzas, no avanzas”, que no tiene solución. Muchos dicen que es algo intrínseco al ser humano, otros dicen que al mexicano, y es absurdo. Hay países como Noruega o Finlandia que tienen el 1% de índice de corrupción y no es que sean gente de otro planeta, son países que tienen un andamiaje legal, estado de derecho y educación. Hay países que hace apenas 50 o 60 años tenían niveles de desarrollo muy inferiores a México, como Corea del Sur y ahora nos han rebasado, o países destrozados como Japón que pudieron prácticamente levantarse de las cenizas y generar una sociedad más justa en la que la gente puede tener sus derechos y estudiar. El problema más importante de México, y no queda duda, y quien diga otra cosa está echando rollo, es que los ricos cada vez son más ricos y los pobres son cada vez más pobres.


-En toda la región…
-Sí. Desde nuestra trinchera o nuestro oficio tenemos que luchar en contra de la impunidad en contra de la corrupción y, por supuesto, tener todo el tiempo en la cabeza que necesitamos una sociedad más justa.


-Teniendo en cuenta este pensamiento, ¿qué le pasó por la cabeza cuando Donald Trump fue elegido Presidente de Estados Unidos? ¿Qué balance hace de su primer año de gobierno?
-A mi me coincide con la enfermedad de mi queridísimo amigo Eduardo Martínez Solares, mi amigo del alma, y mi fotógrafo, un gran fotógrafo del cine y de la publicidad. Estaba enfermo muy cerca de morirse y recuerdo estar viendo la votación, cuando los Republicanos ganaron en Michigan y Florida, lo que le daba la victoria a Trump. Estuve mirando entrevistas y comerciales de Trump y Obama y siento que es increíble el hecho de que Trump haya sucedido a un presidente como Obama. Eso hace que la diferencia se vuelva mayúscula. Pasar de un tipo con la calidad humana y la preocupación por la gente como es Obama, a un personaje imperialista como Trump es indignante. Específicamente en contra de México y esta idea idiota de que paguemos por un muro. Lo que necesitamos son puentes. Cada día estoy más convencido de que en cualquier manifestación en la cual se piense que por ser de un color o un lugar uno es diferente o mejor que el otro, se trata de racismo. Por eso, odio a los nacionalismos y este concepto de patria por el cual hay que dar la vida, en el cual la bandera es sagrada y una población está encargada de joder a la otra porque es diferente, que es exactamente la política racista del gobierno de Trump.


-En una entrevista con LatinSpots en el marco de El Ojo de Iberoamérica 2004, usted dijo: “En 10 años me encantaría hacer las cosas sin pensar qué van a decir los otros y hacerlas por placer, por convicción y por agradecimiento a la vida”. Hoy, 14 años después, siente que lo logró?
-Sigo tratando de cumplir. En realidad en 2004 ya hacia bastante eso, ya estaba muy agradecido y hacia las cosas que quería. Hoy sigo tratanto de hacer las cosas por convicción, honestamente. Por otro lado, viendo como si la persona que lo dijo fuera otra persona y no yo, 14 años después hay un concepto que la gente siente de repente como muy naif, o muy burdo, y es el hecho de ser buena persona. A mí me parece que es importante ser una buena persona y no solo pensar en uno. Poder pensar en los demás y trabajar también para los demás, a través de lo que uno entrega a sus seres queridos, a la sociedad en general. Siempre he dicho, y ahora más que nunca, que como me gusta tanto lo que hago, nunca he tenido que ir a trabajar, nunca he sentido que estoy aburrido. En estos momentos que ya no solo se hace o cine o publicidad, que hay medios digitales y que podemos hacer comics, conciertos, piezas para museo, el hecho de que haya muchos más medios y que se diversifiquen, me vuelven como a un niño con muchos juguetes.


-Todos los días aprendiendo…
-Todos los días. Otra cosa que de verdad lo siento, no es bullshit, es que cada vez me faltan más cosas por aprender, y eso hace que la vida se vuelva muy divertida. Creo que hay un concepto que tiene que ver con la actividad que hace uno, con el gozo, y debo decir que yo he sido muy afortunado.


-¿Qué recuerdos tiene de cuando lanzó su productora, Garcia Bross, hace 26 años?
-Si ahora tengo que filmar un producto me dan muchísimos nervios y siento mariposas en el estómago al igual que hace 26 años. Siempre hay un momento en el que siento que todo va a ir mal, que voy a fracasar, que no va a quedar nada bien y que no lo estoy logrando. Hay veces que no ha quedado bien, pero generalmente lo que sucede es que entro en un proceso en el cual se me va aclarando el panorama, y a través de la concentración y el trabajo, se va aclarando, lo que da la posibilidad de un gran placer en cada uno de los trabajos. Hay unos que duran cuatro años, como La Libertad del Diablo, y otros que duran 15 días, como un proyecto de un comercial de televisión. Me acuerdo que cuando empecé quería hacer más cosas, quería hacer publicidad, pero también estar involucrado en televisión o documentales. Hoy, aunque uno no quiera, tiene que involucrarse en muchísimos medios. Pero nunca ha habido un día que diga “ya no quiero hacer esto”. Cada día me interesa más este trabajo. Cada día siento que me falta muchísimo, se van abriendo como mundos de video juego. Siento que ya acabó un mundo y se abre otro mundo. Ahora se abre el mundo de la realidad virtual, del 360º y del teatro 1 a 1.


-¿Y cómo se lleva con estas nuevas tecnologías del audiovisual?
-Estamos haciendo varios proyectos que tienen que ver con las nuevas tecnologías Estamos haciendo un comic con talentos del rock, talento latinoamericano, y son 10 grandes escritores, 10 grandes dibujantes y al mismo tiempo se va a poder ver el comic a través de una app y el comic se va a animar físicamente cuando lo veas, a través del teléfono, y vas a poder bajar canciones. Eso mismo lo vamos a hacer en conciertos, pero también involucrando al mundo digital para que la gente tenga otra experiencia al ver el concierto. También desde edificios de la Ciudad de México, para que se tenga una experiencia visual en las azoteas. Todos estos nuevos mundos me parecen increíbles. Sin embargo, creo que a fin de cuentas todo vuelve a la idea, los contenidos son ideas. Una gran idea no depende de su medio, el medio es una herramienta y ayuda, pero la idea es un poco como Platón y el mundo de las ideas, como si el medio tuviera que ver con la caverna de Platón en los diálogos, y en el fondo se viera solo las sombras de la verdadera realidad. Hoy se le da mucho más importancia a algunos aspectos del medio, a si es Realidad Virtual o 360 grados, que al contenido, que a la idea. La reina es la idea, entonces lo que estamos buscando todo el tiempo son ideas. Soy una especie de cazador de ideas, un cazador al interior de mis propias ideas, pero también un cazador de las ideas de otros.


-Cree que las marcas están evolucionando con ese pensamiento o todavía siguen muy atadas a la definición por medios?
-Creo que ha habido un periodo de confusión, como de río revuelto en el cual había gente que decía que las marcas debían dejar la publicidad tradicional, ir a contenidos más largos, largos de varios minutos, luego Facebook. Y luego Facebook empezó a decir que los contenidos tenían que ser cortos, con un máximo de seis segundos, luego con un máximo de 1 o 2 segundos. Para mí son babosadas. Hay ideas para un medio y para un contenido corto, y hay ideas para otro medio y para contenidos largos. Cuando un cliente, sea cual sea, dice vamos a dejar a la televisión, todo lo vamos a volcar a redes sociales, está cometiendo un error, al igual que el que dice que las redes sociales no sirven, y solo hacen publicidad tradicional. De todas formas, siento que ahora estamos empezando a lograr separar el agua y el aceite. De los 30 años que llevo de carrera, me parece que el momento más interesante es el que viene.


-¿Qué es lo que se viene?
-Hablando como realizador, antes en México, solo había la televisión, solo dos llaves de agua, Televisa o TV Azteca, y de repente empieza a haber muchos más medios. También antes se tenía que filmar en cine y con recursos, era muy caro filmar, y ahora se puede hacer cualquier cosa con un teléfono celular. Esa variedad vuelve fascinante el futuro, hay muchos más medios, muchos más lugares adónde vas a poder hacer propuestas a nivel creativo. Todo va a depender de la idea, de lo buena y de lo fuerte que sea, el interés que genere, y también de lo importante, y cuando digo importante no tiene que ver con el dinero, ni con la cantidad de likes, ni tampoco con ventas,  sino con lo importante que sea hacia la gente, hacia los demás, desde proyectos sociales hasta entretenimiento puro.


-Y hablando como productor, ¿cree que toda esta revolución beneficia el negocio de las productoras?
-Estoy seguro de que para los buenos va a ser un buen momento, y para los que no tienen la pasión, ni la organización, ni las ganas, va a ser muy malo y van a desaparecer. Aquí hubo una época hacíamos o películas o comerciales. Ahora hacemos de todo, nunca hemos tenido tanto trabajo como hoy, trabajo diversificado. Uno de mis grandes orgullos es que he tenido muchísimos asistentes, y el 90% se han vuelto directores importantes y han puesto sus propias empresas. Hoy tenemos gente muy junior hasta gente muy experta compartiendo el trabajo conmigo. Aprendo mucho de ellos. Los nuevos talentos tienen muchísimas ganas, hay gente muy muy talentosa, y no solo como directores. Veo una nueva generación de fotógrafos, editores, directores de arte increíbles.


-¿En qué proyectos están trabajando ahora, desde Garcia Bross?
-Estamos con dos proyectos muy interesantes. Uno ya en fase de finalización, con Trisha Ziff (Realizadora británica que vive en México), que se llama Witkin & Witkin. Se trata de un documental sobre la historia de estos hermanos gemelos, uno un gran fotógrafo, y el otro, un gran pintor. Son gemelos pero nunca se llevaron bien y luego de que no se hablaran durante muchos años, logramos reunirlos. Lo curioso es que la obra de uno y de otro son muy parecidas, a pesar de que sus vidas transcurrieron en lugares totalmente diferentes, y es un proyecto que ya estamos acabando. El otro proyecto es sobre la historia de una Miss transgénero, una israelí que se enamoró de una transgénero Palestina, una historia fantástica, que lanzaremos como documental. Por otro lado, estamos haciendo campañas para Estados Unidos de Volkswagen, una marca con la que llevo 25 años trabajando. Debo ser el director que más ha filmado coches en el mundo para Volkswagen. Amo profundamente a la marca, pero hay un secreto, no sé manejar (risas).


+ Info de la productora en: www.garciabross.com

Agregar a Mi Latin

Agregar a Mi Latin

Ingresá con tu usuario o registrate en LatinSpots.com y podrás almacenar, clasificar y filtrar todo nuestro material, de manera simple y rápida.